La importancia de beber un agua pura

« El agua es la vida ». Aunque pueda parecer obvio, es importante recordarlo de vez en cuando. Sin agua, no habría aparecido en la Tierra ningún tipo de vida. Y ningún tipo de vida podría sobrevivir sin ella.

Después de una inmersión de 9 meses (el embrión es 95% agua durante los primeros días de existencia), nuestro cuerpo evoluciona, pero sigue siendo muy dependiente de este elemento esencial. En la edad adulta, un hombre está compuesto por un 60% de agua y una mujer por un 55% (porque tiene más tejido adiposo - ¡no somos nosotros quienes lo decimos, sino los científicos!) Algunas plantas están compuestas de agua en más de un 90%.

Si usted pesa 80kg, está constituido por casi 50 kilos de agua…

Si bien es posible sobrevivir sin comer durante varias semanas, si deja de beber (agua...) se deshidratará en 24 horas y morirá en 3 días como máximo.

El agua, componente esencial de nuestro cuerpo, está en todas partes: en nuestro cerebro, en nuestros tejidos, en el corazón de nuestras células... Por ello, es importante prestar atención a su calidad.

Puesto que eliminamos diariamente una media de 2 litros de agua a través de la transpiración, la respiración y la orina, necesitamos reponer nuestras reservas asimilando de 2 a 2,5 litros de agua ingerida y absorbida diariamente. En consecuencia, se recomienda beber de 1 a 1,5 litros de agua por día.

¿Qué agua consumir?

Hoy en día, el agua que consumimos procede esencialmente de dos fuentes:
el agua embotellada y el agua de grifo

El agua embotellada

Agua pura con un filtro de agua Berkey®, mejor que el agua embotelladaLa hay dos tipos: agua mineral y agua de manantial. Ambas proceden de fuentes subterráneas. Muchas personas creen erróneamente que constituyen la panacea. Pero ¿sabía usted que más del 90% de las marcas más populares contienen, por ejemplo micro plásticos, cuyo riesgo para la salud, aunque todavía está en discusión, parece bastante probable ?

Algunas contienen sustancias indeseables (por decir lo mínimo) como el arsénico o el bario. Otras tienen niveles tan altos de flúor que simplemente se prohibirían en la red pública porque no respetan el carácter de agua potable que rige el consumo de agua en Europa.

¿Sabía también que una botella de agua debe ser consumida dentro de las 48 horas siguientes a su apertura para evitar el desarrollo de ciertas bacterias?

¿Y qué decir de la huella de carbono ?

¿Y qué hay del el transporte en camión a los puntos de venta, generando una contaminación sustancial y contribuyendo asíal aumento de los gases de efecto invernadero?. A lo que se añade la contaminación generada por el viaje en coche para aprovisionarse y luego llevar las botellas vacías de vuelta a un punto de recogida de reciclaje. La huella de carbono del agua embotellada es 65 veces mayor que la del agua corriente debido a su embalaje y al transporte que genera.

Por no hablar de los millones de toneladas de plástico que hay que reciclar y que terminan en parte en la naturaleza y, por tanto, en nuestros cuerpos...

Por último, es poco práctica de almacenar, y también representa un costo importante en el consumo diario de una familia. De hecho es el modo de consumo más caro.

El agua corriente

Agua del grifo filtrada con un purificador Berkey®En su mayor parte, esta agua, al igual que el agua embotellada, es de origen subterráneo. Es un agua altamente controlada y, salvo raras excepciones, potable, al menos según la definición administrativa en vigor.

Su consumo evita la contaminación por el transporte o el reciclaje de sus envases (¡porque no va envasada !) y es mucho más barata que el agua embotellada.

Pero potable no significa libre de sustancias nocivas para el uso diario. Un número creciente de personas en Europa se ven expuestas a agua contaminada por pesticidas o nitratos, procedentes de la actividad agrícola convencional. Pero también está afectada por la contaminación bacteriana, de arsénico o plomo,, en parte porque se canaliza a través de tuberías que contienen componentes tóxicos./strong>.

En conclusión...

Aparte del riesgo de contaminación por componentes indeseables, a que están presentes tanto en el agua embotellada como en el agua del grifo, parece objetivo decir que el consumo de agua del grifo presenta ventajas evidentes.

No es necesario almacenarla o ir a buscarla al supermercado, está constantemente accesible (¡a menos que deje de pagar su factura de agua!) y es la más barata (y con diferencia) comparada con el agua embotellada. Es más barata, pero requiere de un filtrado adicional para eliminar los agentes residuales y los contaminantes.

Pero si el agua corriente está potencialmente contaminada, ¿qué puedo hacer?

¡Obviamente, purificarla con un purificador de agua Berkey®!

Los numerosos modelos de filtros de agua Berkey® garantizan un 99,999% de agua saludable y se harán rápidamente indispensables en su vida cotidiana. Tanto si se es sedentario como si está siempre en movimiento, ¡hay una solución de filtrado para todos !